Propiedad diurética de la alcachofa

Diurética, las propiedades de la alcachofa son muy variadas. La flor de la alcachofa protege el hígado, el corazón y los riñones gracias a su poder depurativo.

Digestiva y Diurética

La alcachofa, comida con regularidad, puede activar las funciones enzimáticas de las fosfatasas, carboxilasas y oxidasas (la oxidación de las grasas y el paso de cisteína a cistina transcurre más rápidamente), acelera la disociación de muchos peróxidos (radicales libres que deterioran las células).

Colabora en la absorción de las vitaminas del grupo B, favorece las funciones hepáticas y renales, es antiartrítica y ayuda a desintoxicar el organismo.Está también especialmente indicada en regímenes adelgazantes. La alcachofa es, además, una hortaliza muy digerible y bien tolerada.

 

Esta hortaliza ayuda al organismo si existe alguna alteración renal: la alcachofa incrementa diuresis y la excreción de la urea (sustancia tóxica que se produce en el organismo como resultado del metabolismo de las proteínas y que debe eliminarse con la orina).

Cuando se altera esta función  renal, el nivel de urea aumenta en la sangre y puede original dolorosos dolores de gota. También es útil contra la retención de líquidos con oliguria (producción escasa de orina).

En definitiva, la alcachofa es una hortaliza con muchos usos terapéuticos. Bien es cierto que algunos alimentos aportan más que otros al organismo.

La preocupación por la alimentación debe ser constante a lo largo del año.

Si conseguimos tener unos hábitos saludables de comida todo el año, conseguiremos que nuestro organismo funcione mejor y crearemos hábitos de conducta saludables.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *